CULTURA / EL MERCURIO / POR CECILIA VALDÉS URRUTIA

EXPOSICIÓN DE RICARDO MAFFEI EN NUEVA YORK Y LIBRO DE BENJAMÍN LIRA
NOVEDADES DE DOS ARTISTAS CHILENOS

Considerado el mejor pintor realista de la escena nacional, Maffei abrió una comentada muestra en  Manhattan. En tanto, un nuevo libro que aborda la evolución  de Lira ya se encuentra  a disposición del público.
Ricardo Maffei es apuntado por los especialistas como el mejor pintor realista de la escena nacional. Críticos como Waldemar Sommer advierten en él más méritos y aporte que el propio Claudio Bravo. En tanto, Benjamín Lira tiene una evolución centrada en una pintura neofigurativa y en el color, y es especialmente destacado por su trabajo en volumen: Las cabezas realizadas en gres.
Ambos – a diferencia de gran parte de los artistas chilenos – fueron muy cercanos  a Claudio Bravo.  Lo reconocen abiertamente y con orgullo. Maffei partió a Tanger a estudiar un tiempo con él y fue fundamental en su decisión de abocarse al arte. Lira, en tanto, fue su amigo y compartían intereses, como el coleccionismo y la obsesión por la factura.
En la galería Marlborough – ubicada en la calle 57 en Manhattan – , la misma en la que Bravo fue artista estable, Maffei acaba de inaugurar con gran recepción su más reciente trabajo en pasteles y óleo s, en su estilo realista más suelto, sutil  y sintético, que cruza con la abstracción y en el que recrea objetos cotidianos con un particular uso de la luz y atmosferas singulares. La última vez que Maffei expuso en Nueva York fue en 2010, junto al gran escultor (ya fallecido), Jacques     Lipchitz.
La naturaleza muerta es su tema recurrente en la muestra y en su trayectoria. “La pinto con luz de día en un taller que da al sur, con eso logro que las variaciones en el valor y en el color sean tenues”, explica. Reconoce que la gran mayoría de sus obras nacen de montajes. “No quiero ocultarlo, al contrario, busco que se note que es algo artificioso. Con el tiempo me he ido apoderando de un alfabeto visual muy acotado. Me interesa pintar cosas que pasan inadvertidas. Pero que de alguna manera estos objetos (potes plásticos, trapos, paños blancos) adquieran una dignidad. Busco una estética personal con elementos que no son estéticos”, afirma.
Maffei aclara que nunca recurre a la fotografía. “No tengo nada en contra de su uso, pero me sigue pareciendo más interesante trabajar al natural. Y – recalca – el tema de la factura es esencial, sobre todo en una época en que muchas veces sólo vale la idea, aunque ésta sea sospechosa. Creo que las dos cosas se sostienen, y así lo entendieron tantos artistas del pasado y algunos de hoy, y no me refiero solo al realismo, donde también abunda la mediocridad”.
De Benjamín Lira se acaba de publicar su libro más completo sobre su evolución como artista con motivo de su antología en el Bellas Artes. El volumen contiene etapas inéditas de su creación – como los ensamblajes de temática erótica – y están los collages, que prácticamente no han sido expuestos.
La obra – de más de 300 páginas y publicada por ediciones UC con el aporte de Celfin – contiene desde sus desconocidas incursiones en cerámica, en 1966, cuando era niño. También están sus hermosos cuadernos sobre estudios de  color y formas, pero las páginas se centran en su evolución pictórica y en volumen.
Sobresalen facetas en las que cita a artistas del Renacimiento y sus series de retratos ficticios más sueltos y llenos de color. También sus estudios pictóricos de cabeza. Y, por cierto, su escultura hecha en gres. Las excelentes fotografías y textos a cargo de varios especialistas, como la historiadora del arte española Anna María Guash, abordan a si mismo aspectos de su personalidad, como su obsesión por la armonía y la estética, y su interés por las culturas precolombinas. El libro se encuentra también disponible en la web del museo www.mnba.cl y www.blira.com.